Compartir
Conversamos con Ignacio Pérez de Arce (85)

Tabancureño en Beirut: "Perdí un buen amigo a causa de la explosión"

10 de Agosto de 2020

Ignacio Pérez de Arce es Tabancureño de la generación 85 y vivió en primera persona la devastadora explosión en Beirut que dejó al menos 137 muertos y miles de heridos. Aquí nos cuenta como llegó hace más de 20 años a radicarse en el Líbano y nos cuenta detalles de cómo se está recuperando la ciudad. ¡Este es su testimonio! 

¿Por qué llegaste a trabajar a Beirut?

Porque soy Numerario del Opus Dei. A fines del 97 estaba tan tranquilo en mi casa (vivía en Alborada) cuando me llamaron para preguntarme si podía venir al Líbano a echar una mano a los que habían empezado la labor de la Obra en este país, puerta de entrada para Medio Oriente. 20 días después aterricé en Beirut, sin fecha de retorno por ahora...

"Llevo ya 22 años aquí, y estoy muy contento. Es un país fantástico, la gente es muy buena y lo que estamos haciendo es muy importante"

¿De qué generación eres y qué recuerdos tienes de tu paso por el Colegio?

Soy del 85 A. ¿Recuerdos del Colegio? ¡Todos! Hice todo el Colegio ahí desde kínder (me acuerdo del primer día de clases) hasta la graduación (ídem). Y sigo en contacto con la mayoría de mis compañeros, que todavía son mis mejores amigos. Soy un eterno agradecido del Colegio por todo lo que recibí.

¿Hace cuánto tiempo vives allá y cómo es la vida en ese lugar?

Llevo ya 22 años aquí, y estoy muy contento. Es un país fantástico, la gente es muy buena y lo que estamos haciendo es muy importante. Trabajo en una empresa de informática y también en cosas de la Obra, en este momento concretamente en la construcción de un Centro para la formación de buenos ciudadanos libaneses.

¿Y tienen alguna labor social?

¡Por supuesto! En la Casa de Retiros de la que hablé tenemos una escuela de formación profesional para chicas de los pueblos de montaña. Les ayudamos a que puedan comenzar alguna actividad productiva en su mismo pueblo, que les permita desarrollarse personal, profesional y económicamente. También con los jóvenes hacemos muchas actividades sociales como visitas a personas necesitadas (les organizamos una fiesta y les llevamos comida, ropa, remedios…), campos de trabajo solidarios (con actividades para refugiados, arreglo de casas o escuelas, limpieza de playas, plazas o quebradas, etc). También tenemos un programa de Leadership para motivar a los más ambiciosos a trabajar por el Bien Común, un programa de Voluntario para dar apoyo escolar en escuelas públicas, campañas de Navidad para distribuir comida y regalos y muchas cosas más… Y ahora trabajos de limpieza y reconstrucción para los damnificados por la explosión.

¿Cómo es la situación socio-política antes y después de la explosión del 4 de agosto? 

Penosa!!! En un país tan rico, con gente tan encachada y emprendedora, es una pena que la corrupción y el desgobierno de los “líderes” actuales (todos antiguos señores de la guerra) hagan que sea un país a la deriva. El resultado es que TODOS los jóvenes se quieren ir al extranjero, porque el país no les ofrece las oportunidades que merecen y ellos no creen que eso vaya a cambiar. Es principalmente por esto que empezamos nuestro proyecto Lebanese Citizens.

A esa crisis social generalizada se agregó en octubre del año pasado (2019) una crisis económica tremenda, con una inflación del 500%, una devaluación del 80% y el Control de Capitales: ya no se puede sacar plata del banco y los cheques no tienen ningún valor. Lo único que sirve es tener dólares en efectivo, si los consigues… Para más remate nos llegó el Corona, que paró el país 4 meses e hizo quebrar la mayoría de los negocios chicos, muchas PME y también algunas grandes. Y ahora la explosión: era lo último que nos faltaba, aunque hay MUCHOS que pronostican una guerra civil dentro de poco. Ojalá no lleguemos a eso!

Perdona, lo de la Guerra Civil me genera mucha curiosidad ¿Sería entre cristianos y musulmanes?

La guerra civil libanesa fue larga, compleja y con varias etapas: primero libaneses contra palestinos asilados en el país a los que se les permitió armarse y tener una creciente soberanía; luego una guerra entre milicias, primero cristianas contra musulmanas y después todos contra todos.

¿Sigue la sociedad muy fragmentada en este sentido?

Es un hecho que la sociedad libanesa se estructura sobre la base de las comunidades religiosas (Cristianos, Musulmanes y otros, cada una con varias subdivisiones) y en la superficie hay una buena convivencia entre ellas. Pero a mí me parece que en el fondo la sociedad libanesa está muy fragmentada, en mi opinión no tanto como consecuencia de la guerra sino a causa del “feudalismo” o “tribalismo” que predomina en la mentalidad de la mayoría: en vez de considerarse “Libaneses” sin más, cada uno se identifica primero con su comunidad y luego con su país. Pienso que ésta es una de las principales razones del desgobierno que existe en el país.

¿Intervienen otras potencias en la actualidad, como Israel y Siria por ejemplo?

Objetivamente sí, y también mucho Irán, Arabia Saudita, Francia y Estados Unidos. Pero todas esas influencias serían mucho menos determinantes si hubiera una “identidad libanesa” más fuerte, y que los ciudadanos asuman su responsabilidad personal en el presente y, sobre todo, el futuro de su propio país. Muchas veces pienso que el intervencionismo extranjero es sobre todo una excusa para justificar la falta de compromiso de los ciudadanos libaneses hacia su propio país.

Volviendo a los hechos recién acontecidos ¿Cómo viviste tú la explosión?

Mi rutina es que trabajo cada día más o menos hasta la 5 PM en la construcción del Lebanese Citizens Center (la sede de nuestro proyecto para los jóvenes del que hablé más arriba) y vuelvo a casa a trabajar en otros asuntos que me ocupan. Pero ese martes tenía una reunión a las 7 PM cerca de donde estaba, con lo que me quedé excepcionalmente en el edificio hasta más tarde que lo habitual. A las 6:15 PM sentí un temblor más o menos fuerte y, como buen chileno, me asusté y me paré para arrancar cuando llegó la segunda explosión, muchísimo más fuerte. Pensé que era un terremoto pero fue demasiado seco, y cuando salí a la calle y vi el champiñón rosado en el cielo pensé que era un bombardeo y que había estallado la guerra. Pero no hubo más explosiones, con lo que comprobé que nuestro edificio no tenía daños y llamé a casa para saber si había pasado algo. Como nadie contestó, ni al teléfono fijo ni a los celulares, me urgí y me fui lo más rápido posible. Mientras me acercaba a casa aumentaba la intensidad de los destrozos y los heridos por la calle, hasta que vi lo que nos había pasado: TODOS los vidrios rotos, ventanas arrancadas de cuajo, puertas hechas astillas, falsos techos por el suelo, mesas y sillas estampadas contra la pared… Todo esto no sólo en nuestra casa sino en todo el barrio y en 5 km a la redonda de la explosión (mi casa está a 1 km). Milagrosamente en nuestro caso ningún herido! Pero otros conocidos no tuvieron la misma suerte…

En síntesis... ¡Una pesadilla! Es difícil explicar el desconcierto que te produce. Al principio pensé que era un temblor, después un terremoto, después un bombardeo aéreo y la guerra, y luego observo el estado de mi casa y me di cuenta de que lo único importante en ese momento era ponerse a trabajar. Gracias a Dios no tuvimos heridos, por milagro, pero no todos tuvieron la misma suerte.

 

¿Qué tipo de ayuda necesitan en estos momentos?

Sinceramente en este momento lo que más nos sirve son dólares. La plata no hace la felicidad, pero permite reparar los daños del Centro y poder volver a hacer nuestras actividades normales. También nos ayuda mucho que nos pongan en contacto con los libaneses de la diáspora: los hay en todo el mundo y nos permiten llegar a más gente, para que conozcan el Opus Dei y ojalá que eso les ayude a acercarse más a Dios. Y de los que sean creyentes y más o menos practicantes, una rezadita por el Líbano siempre viene muy bien: de verdad que todo lo que hacemos aquí no se sostendría sin la ayuda de Dios, y esa es nuestra principal motivación para estar aquí.

¿Qué desafíos se te vienen en tu carrera?

Como todo el mundo tenemos que equilibrar todas las variables importantes de la vida: trabajar mucho y bien para ganar plata y pagar tus necesidades y las de los tuyos, dedicar tiempo de calidad a tu familia y amigos, hacer algo de deporte... Y en mi caso particular ocuparme de las actividades de formación espiritual que organizamos para adultos y jóvenes. Además, en este momento estamos pasando por una crisis económica terrible, junto al Covid-19 y ahora la explosión, con lo que todo se hace mucho más difícil. Pero no nos achicamos.

 

"Lo primero en mi caso fue agradecer que no hubiera heridos ni muertos directos, aunque perdí un buen amigo que murió a causa de la explosión y muchos tuvieron que ser operados de urgencia"

¿Cómo ha reaccionado el país y cómo ves la reconstrucción?

La reacción ha sido de rabia contra la irresponsabilidad y negligencia del Gobierno. Lamentablemente el Líbano es un país a la deriva a causa del mal gobierno de los "líderes". Lo único honrado de su parte sería demitir, pero no lo harán porque ese es el problema de la corrupción. La reconstrucción será muy dura ya que la crisis económica tiene a todo el mundo fregado y no se ve que las autoridades vayan a hacer algo por ayudar a los damnificados.

¿Qué pasó por tu cabeza al vivir un hecho como este?

Lo primero en mi caso fue agradecer que no hubiera heridos ni muertos directos, aunque perdí un buen amigo que murió a causa de la explosión y muchos tuvieron que ser operados de urgencia.
Después hacerse cargo de la reconstrucción de la casa para poder volver a hacer nuestras actividades lo antes posible.

"La reacción ha sido de rabia contra la irresponsabilidad y negligencia del Gobierno. Lamentablemente el Líbano es un país a la deriva a causa del mal gobierno de los "líderes""

¿Cómo reaccionó tu familia en Chile y tus amigos Tabancureños?

Y luego me ha tomado mucho tiempo responder a los miles de amigos y conocidos que se han preocupado por nosotros y mandado su apoyo, incluidos todos mis compañeros de la generación 85. La verdad es que todavía hay mucha gente muy buena en el mundo, lamentablemente a veces se necesita una catástrofe para que eso salga a la luz.

¿Qué mensaje le darías a todos los Tabancureños en base a tu experiencia de vida allá?

Que vale la pena jugársela por un ideal, el que a cada uno le parezca el más valioso de su vida. Cuando estás de verdad motivado con lo que haces te sientes feliz, das lo mejor de ti, te creces frente a las dificultades... y yo creo que la gente a tu alrededor lo nota y se genera un ambiente positivo a tu alrededor, que ayuda y te ayuda a ver la vida con optimismo, aunque a veces cueste un poco...

 

Únete a nuestras Redes Sociales

Súmate a las redes sociales oficiales de “Tabancureño”, en ellas podrás encontrar los mejores archivos históricos, videos exclusivos, ofertas laborales, invitaciones deportivas e invitaciones a los mejores eventos para los ex alumnos del Colegio Tabancura.

X
Asociación de Ex Alumnos del Colegio Tabancura
RUT: 65.143.578-1
Banco Santander
Cuenta Corriente: 71984397
Email: contacto@tabancureno.cl