Compartir
Personajes icónicos:

¡No te lo puedes perder! Gran entrevista a la legendaria Rosa María, cocinera del Colegio entre 1975 y 2002

30 de Septiembre de 2020

Una de las personas que mejor conoce la historia del Colegio Tabancura es Rosa María Undurraga, quien comenzó en los años 70 como profesora de básica, después pasó a ser secretaria de administración, para que en el año 1975 comenzara a ser la cocinera – así le gusta llamarse con mucho orgullo- del colegio, siendo como ella menciona “la mamá de todos los alumnos”. Rosa María estuvo 27 años en el Tabancura (1975 - 2002), años que recuerda con mucho cariño y emoción, como comenta en esta entrevista.

¿Cómo llegaste al colegio Tabancura? ¿Quién te contactó u ofreció el trabajo?

Yo llegué el año 75, donde una amiga mía era la secretaria de la administración, la Carmen Elgart, y resulta que me dice: “Rosa María, necesitan una profesora de religión para 1ero básico en el Tabancura – Los Andes (cuando ambos colegios estaban juntos)” y decidí partir al colegio. Después Mario Banderas me llama y me dice: “Rosa María, porque no te dedicas a hacer clases de educación tecnológica”, y le hice clases a quinto, sexto y séptimo, y recuerdo bien como los cabros traviesos hacían guerras de papeles.

Después Mario Banderas me llama y me dice: “Rosa María, porque no te dedicas a hacer clases de educación tecnológica”, y le hice clases a quinto, sexto y séptimo, y recuerdo bien como los cabros traviesos hacían guerras de papeles.

Más adelante empezaron a pedir títulos para las clases, entonces hablé con la concesionaria y les pregunté si tenían alguna pega para mí y me dicen que si necesitaba a alguien me avisaría (María Eugenia Bauerle). La cosa es que ella tuvo después un problema con el Centro de Padre y se llamó a propuesta pública, todo por un problema de plata por el aumento del precio del almuerzo. Resulta que después de eso yo me fui a veranear y me llama César Rossetti, el dueño de la Dulcería Las Palmas, y me dice que el Colegio Tabancura estaba llamando a propuesta y si quería ir, pero me negué por estar veraneando, a lo que me dice que somos solo 3 y que al estar Sergio Donoso en la administración me iba a dar la concesión a mí, Rosa María Undurraga, porque me conocía.

El problema vino una semana antes, donde los socios se agarraron y me dejaron botado y fui a donde Sergio Donoso para decirle que hasta ahí llegamos, pero me dice que vamos a empezar ahora con los profesores y después los niños. Entonces me busqué a un marido de una prima que me ofreció ayuda, para tenerlo como socio porque la antigua concesionaria me había dicho que era muy grande la inversión (en equipos), y si yo vendía mi casa de Fernando Arguello no me alcanzaba. Resulta que a los 3 meses la inversión no era tanto, las máquinas se compraban a plazo y bueno, tuve por 5 años un socio hasta que mi marido le dijo: “Sabí que basta ya, la Rosa María es la que se saca la cresta, la que pone la cara y usted recibe noma, así que chao”. Entonces hablé con el colegio y me dijeron que nosotros te tenemos contratados a ti nomás no a las otras personas que no conocemos.

“Sabí que basta ya, la Rosa María es la que se saca la cresta, la que pone la cara y usted recibe noma, así que chao”. Entonces hablé con el colegio y me dijeron que nosotros te tenemos contratados a ti nomás no a las otras personas que no conocemos.

¿Cómo fue el recibimiento de la comunidad?

Bueno, el primer día que di almuerzo al colegio, estaba don Juan Cox como director y yo no tenía idea los cálculos y pedí, ponte tú, 100 kilos de marraqueta y no sé cuántas cosas más, y en eso, me llama don Juan a su oficina después del almuerzo, que estaba en el segundo piso de la Casa Blanca. Chuta dije yo, quedó la embarrada, y me dice: “Rosa María venga, la quiero felicitar porque se la pudo”. Después de eso comencé a agarrarle la mano a los pedidos, porque eran 1.600 almuerzos al día, Tabancura y Los Andes, que en ese entonces estaban juntos.

¿Qué se siente alimentar diariamente 1000 niños hambrientos todos los días? Supongo que es muy gratificante y cansador al mismo tiempo.

Yo trabajé no por ganar plata ni hacerse rica, yo tenía una vida tranquila y amor al trabajo, no como ahora que la gente trabaja solo por la plata. Entonces, yo trabajaba y tenía a los niños como hijos míos, todos eran mis hijos. La Rosa María les hacía certificados por que querían irse antes, la Rosa María les cosía las insignias, hacía de todo, era una mamá. Me sentaba con los niños de 1ero básico que estaban llorando y los acompañaba a almorzar o los sentaba en la cocina porque no querían estar en el comedor.

Yo trabajé no por ganar plata ni hacerse rica, yo tenía una vida tranquila y amor al trabajo, no como ahora que la gente trabaja solo por la plata. Entonces, yo trabajaba y tenía a los niños como hijos míos, todos eran mis hijos.

¿Te acuerdas de un niño especialmente malvado o bueno para que le mandes saludo? ¿Recuerdas algún robo de comida de parte de algún alumno?

Los de 4to medio, que se metían con un palo de escoba y levantaban la máquina de helados y los robaban porque iban los fines de semanas al colegio a hacer deporte, y yo después vine a saber. Después, iban en los recreos a ver si yo estaba cortando queso, jamón o carne para pedirme un pancito.

Además de los robos de helado me iban a pedir puchos y fumaba con ellos en el patio de la Higuera, y el colegio no sabía eso, ahora lo viene a saber. Y llegaba Ulpiano (Baranda) y yo estaba fumando en mi oficina o estaba atendiendo niños y él llegaba y todos los tarados tiraban las colillas debajo de la máquina de helados y eso que el piso era alfombrado, todo muy divertido.

¿Te acuerdas de alguien en particular? Uno que haya sido más guatón, rechoncho o más simpático.

Había muchos niños que eran de régimen, que iban las mamás y me decían Rosa María por favor régimen. Y de repente miraba por la ventana y venía el del lado con la bandeja a pedirme más comida y era para el que estaba de régimen.

¿Qué fue lo que más te gustó del paso del colegio? ¿Tienes algún momento que recordar en especial? ¿Algún niño que recuerdes con un cariño especial?

Yo tuve varios niños con diabetes juvenil y que tenía que estar pendiente de ellos y lo que más me emocionó fue cuando se murió mi marido, que el colegio me apoyó mucho. Eso fue el 92 y olvídate todas las coronas de caridad que me llegaron y al día siguiente, yo, la tonta, las boté, porque me decía para que tengo todos estos recuerdos.

Lo que más me emocionó fue cuando se murió mi marido, que el colegio me apoyó mucho. Eso fue el 92 y olvídate todas las coronas de caridad que me llegaron.

Pero yo tuve muchos niños que me pedían cosas especiales, por ejemplo, había uno que no comía tomate, otro que no comía fruta ni verduras, que eran los Izcue o Gonzalo García que no comía tomate, después las mañas: “Rosa María estamos enfermos de la guata” y yo los miraba y les decía que no me vengan con mentiras ¿estay enfermo o estay con mañas? Y les hacia una fila distinta, especialmente cuando había porotos.

Había muchos, como Rodríguez Larraín, que llegaban desmayados cada vez que hacían el test de Cooper, y ahí le tenía que dar agua con azúcar y atenderlos un rato.

Queremos conocer algo más de tu vida ¿Cuántos hijos y nietos tienes? 

Tengo 4 hijos, 3 casados (uno separado) y una soltera, la menor y esa tenía 9 años cuando murió su papá. Después 9 nietos, cuatro de la mayor, donde el más grande estuvo en el Tabancura hasta básica, pero ellos eran de Chicureo entonces se despertaban a las 6:00 AM para ir a dejar a los niños al colegio, entonces lo cambiaron y ahora trabaja hace 2 años. El segundo estudia arquitectura, pero ahora está parado porque tiene que ir a Valparaíso y no puede, entonces no puede hacer los trabajos. La tercera estudia obstetricia en la Universidad de Los Andes y el menor tiene 14 años y está en el colegio.

Después mi segundo hijo, que estuvo en el Tabancura, no sé si se acuerdan, pero salió el 87 y le decían el “Sapo”, Eugenio Fuenzalida Undurraga. Resulta que al hijo mayor le encontraron a los 3 años un cáncer al canal de la médula, lo operaron 4 veces y quedó invalido de la cintura para abajo, pero acaba de entrar a la universidad, a la Católica para psicología y tiene 20 años.

¿Quieres decirnos algo a todos los Tabancureños?

Que la Rosa María los echa mucho de menos hasta el día de hoy, que la pena por lo que pasan las cosas y se olvidan después, pero en esta entrevista por los 50 años del Colegio hace que no lo pueda creer. Cuenten con mi ayuda para cualquier cosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Únete a nuestras Redes Sociales

Súmate a las redes sociales oficiales de “Tabancureño”, en ellas podrás encontrar los mejores archivos históricos, videos exclusivos, ofertas laborales, invitaciones deportivas e invitaciones a los mejores eventos para los ex alumnos del Colegio Tabancura.

X
Asociación de Ex Alumnos del Colegio Tabancura
RUT: 65.143.578-1
Banco Santander
Cuenta Corriente: 71984397
Email: contacto@tabancureno.cl